“Reusar el agua” una solución para Ciudad de México

Comparte este contenido:
  • Asociación internacional señala que la escasez de agua se agravará de no incorporar las tecnologías disponibles para el tratamiento del recurso
  • Ante las recientes protestas en Ciudad de México por la interrupción del servicio de agua potable, expertos en gestión hídrica sustentable recomendaron la adopción masiva de tecnologías de tratamiento y reúso de agua para asegurar el acceso al recurso hídrico

COMUNICADO. La situación hídrica mexicana se enfrenta a escasez, contaminación de fuentes naturales y necesidad de inversión en infraestructura y redes de distribución. En los últimos días esto ha llevado a habitantes de varias colonias de la Ciudad de México a cerrar las vías en señal de protesta por la restitución del servicio municipal.

Por ahora, el panorama solo tiene argumentos para seguir empeorando si se toman en cuenta vaticinios como los del Banco Mundial que prevé que para 2030 el 50% del centro de la urbe se quedará sin suministro regular y que de ahí en adelante la situación irá en detrimento. La ONU comparte esta preocupación colocando a Ciudad de México como una de las ciudades en el mundo con mayor tendencia al estrés hídrico.

De acuerdo a expertos en gestión hídrica de la Asociación Latinoamericana de Desalación y Reúso de Agua (ALADYR), la escasez del recurso podría agravarse de no integrar más tecnologías de reúso de agua y efluentes a la infraestructura de agua potable y saneamiento de la mega metrópolis azteca.

Víctor Casarreal, director de ALADYR y representante para México, tildó de urgente cambiar el paradigma de las soluciones a corto plazo y asumir una postura que permita procurar la seguridad hídrica de Ciudad de México y el resto del país.

Explicó que la gobernabilidad y el normal desarrollo de las actividades económicas dependen en gran medida del suministro de agua y que este recurso subyace a toda actividad humana. “Hay que asumir el estado de escasez y que éste se agravará por efectos del cambio climático y el aumento poblacional y de las actividades productivas, así que debemos tomar medidas inmediatas y duraderas como el reúso de agua para aprovechar cada gota disponible”.

Casarreal señala que no sólo la infraestructura debe ser actualizada, sino que los marcos normativos deben permitir e incentivar el reúso y la economía circular del agua y los efluentes (remanentes líquidos de procesos) como garantía de acceso al recurso.

“Con las tecnologías disponibles podemos tomar las aguas residuales y tratarlas para hacerlas aptas para su uso industrial, agrícola e incluso potable. De esta manera conservaríamos las fuentes naturales evitando que lleguen desperdicios a ella y se aprovecharía cada gota del recurso que se extrae. Además permitiría que las fuentes naturales ya desgastadas pudieran entrar en un proceso de restauración por efecto de la lluvias y ciclo del agua” dijo.

El experto en agua recodó el estudio publicado por la Fundación Gonzalo Río Arronte a finales del año pasado en el que se expresa que nueve de cada diez hogares del país desconfía del servicio de agua potable. El estudio también dice que una gran mayoría de los ciudadanos expresa insatisfacción por el color y olor del líquido, elementos que aumentan el descontento social.

Agregó que las fuentes naturales están cada vez más contaminadas y que esto se combina a su vez con la baja cobertura de tratamiento de aguas residuales de México, lo que dota de un mayor carácter de urgencia asumir un plan masivo de adopción de tecnologías y procedimientos que complementen la infraestructura de tratamiento existente.

Casarreal culminó diciendo que desde ALADYR están dispuestos a trabajar en conjunto con las autoridades para hacer un plan que permita avanzar con los objetivos de sustentabilidad y seguridad hídrica a la vez que, por medio de la difusión, se pueda recuperar la confianza del ciudadano en el servicio y reducir la tensión social manifiesta en los últimos días.

Hace mil años la civilización Maya, la superpotencia precolombina de avances en arquitectura, astronomía y cultura que había mantenido la hegemonía de la región por siglos, enfrentaba su colapso a causa de una sequía muy parecida a las que pronostica el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para algunas zonas de Latinoamérica. Es decir, que el colapso de ciudades y civilizaciones por estrés hídrico no es nuevo y puede volver a suceder, queda de parte de las nuevas civilizaciones tomar precauciones y es allí donde la tecnología representa una solución.

ALADYR realizará en labor conjunta con la Asociación Española de Desalación y Reutilización de Agua, AEDyR, el Congreso de Desalinización, Reúso y Tratamiento de Aguas y Efluentes en Ciudad de México el próximo 17 y 18 de junio. En el evento se darán cita expertos de la gestión sustentable del agua de Latinoamérica y el mundo. Se discutirá la problemática nacional y se presentarán avances tecnológicos para solventarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *