La lucha continua

Comparte este contenido:

En enero de este año los venezolanos comenzamos una ruta con el objetivo de
recuperar la democracia en nuestro país y dar fin a la crisis humanitaria compleja
que padecemos. Ante las adversidades generadas por un régimen criminal que se
niega a abandonar el poder, hemos avanzado y conseguido importantes logros
que no debemos olvidar, ya que estos serán los pilares que nos permitirán
alcanzar nuestra gran meta.

En primer lugar, somos una amplia mayoría que quiere cambio y entiende la ruta
que nos hemos trazado. Los venezolanos no creemos en falsedades ni excusas
del régimen. Sabemos que la hiperinflación, la falla de servicios, la migración de
más de 4 millones de venezolanos a otros países en búsqueda de calidad de vida
y la crisis humanitaria compleja son culpa de los que hoy secuestran la mayoría de
instituciones del Estado.

Debido a nuestros esfuerzos ocupando todos los espacios, hoy los gobiernos
democráticos del mundo reconocen y respaldan nuestra causa. Esto nos ha
permitido mantener un trabajo conjunto con nuestros aliados internacionales, que
causa temor en quienes se aferran al poder, porque las sanciones afecta sus
bolsillos. De esta forma se ven más aislados y sin respaldo en occidente.
Además, gracias al informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos,
Michelle Bachelet, y sus diversas declaraciones sobre la coyuntura que padece
nuestro país, todos los gobiernos y pueblos del mundo saben sin ninguna duda
que el régimen es el único responsable de la crisis humanitaria que atraviesa
Venezuela.

Asimismo, hemos comprendido que el proceso para la reconstrucción de
Venezuela requiere del consenso de la sociedad civil y el debate de pensamiento.
De ahí que nuestros esfuerzos vayan enfocados en la realización de elecciones
presidenciales libres, tal como dicta la Constitución. El voto como herramienta de
participación de los ciudadanos es indispensable para la recuperación que
deseamos. Pero para que tal escenario sea viable el CNE y demás instituciones
del Estado deben ser renovadas, de modo que si respeten el juego democrático, el
Estado de Derecho y si sean garantes del proceso electoral.

Que los diputados del PSUV se hayan reincorporado a la Asamblea Nacional
evidencia que reconocen la legitimidad del Legislativo y su participación en el
proceso que iniciamos para la renovación de los rectores del CNE demuestra que
también entienden la necesidad de unas elecciones libres. Ambas acciones no son
casuales, son el resultado de todo el trabajo realizado durante el año y la presión
que hemos logrado causales de manera incesante.

El régimen quiere minimizar nuestros triunfos porque no le convienen, pero los
venezolanos debemos tenerlos siempre presentes. La lucha del pueblo para
recuperar su libertad es una labor noble y pronto rendirá frutos. El mejor futuro que
los venezolanos queremos, con derechos garantizados, elecciones democráticas y
oportunidades para todos está cada vez más cerca. Aun no podemos rendirnos,
por el contrario, debemos mantenernos cada vez más unidos y organizados sin
dejar de exigir el cambio que queremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *